COMUNICACIÓN


"TODO COMUNICA"

La comunicación 360° es integral, donde hay un feedback permanente que enriquece y potencia la relación entre la marca, empresa o
institución y sus clientes. Involucra elementos tradicionales de la comunicación y los integra junto con los de la comunicación digital de una forma armónica
Comunicación

- LA COMUNICACIÓN INTERNA Y EXTERNA

La comunicación 360° cuenta con dos dimensiones: la comunicación interna y la comunicación externa. Para que sea eficaz, la comunicación en ambas dimensiones tiene que ser consistente con los valores de la organización; de esta forma, la percepción de la audiencia estará alineada con lo que quiere transmitir.

- MEDIOS Y CANALES

La comunicación 360 abarca una planificación de medios coherente, tanto en los tradicionales como en los digitales. Para ello, primero hay que definir la audiencia y segmentarla. Posteriormente se definen los objetivos y la estrategia que se va a aplicar en cada canal para alcanzarlos.

- MENSAJE

El mensaje u objeto de la comunicación es la información que se quiere difundir sobre la organización, interna o externamente. Debe ser claro y estar adaptado a cada canal y segmentado según el público al que va dirigido. Para ello, es necesario que la identidad de la organización esté en el centro de una comunicación que es global y no fraccionada.

- AUDIENCIA

Cada empresa y organización tiene un público objetivo con rasgos que conocer para tener claras sus características y motivaciones para atender sus necesidades; en la medida en que estas necesidades coincidan con la oferta de la organización, y el público objetivo así lo perciba, la estrategia tendrá éxito.

- PROCESO

El proceso de la comunicación 360° implica una primera fase de diagnóstica de la organización con la que se va a trabajar, a modo de radiografía, en una tarea que implica tanto trabajo de investigación en medios de comunicación, bases de datos e internet, como entrevistas con diferentes miembros de la organización y puesta en común del equipo. En esta fase se define el objetivo de la comunicación en función de las necesidades y objetivos de la propia organización.
En una segunda fase se realiza una planificación definiendo el mensaje, los segmentos de la audiencia a los que se orienta y los medios y canales que se emplearán para difundirlo de forma permeable. Posteriormente se lleva a cabo la ejecución de la comunicación 360° y se gestiona de acuerdo a los requerimientos y posibilidades de la empresa.
Por último, de forma paralela a todo el desarrollo del proceso, se realiza un análisis de los resultados y se adapta el plan. La flexibilidad es la clave para que la comunicación sea eficaz y consiga enganchar con el público objetivo.